domingo, 14 de abril de 2013

La chica cuervo


No estaba acostumbrada a tanta luz, a tanta alegría. Siempre había vivido sola, en la sombra, con el frío y la oscuridad. Nunca nadie se había preocupado por mí. Quizás por eso no entendía bien los sentimientos de Ulises. ¿Cómo podía alguien tratarme tan bien? Quizás, nos parecemos más de lo que pensamos. Por eso me dolía tener que dejarlo. Ahora que por fin me sentía bien, ahora que había encontrado a alguien con quien ser feliz... Supongo que nunca podría serlo del todo, no mientras el sol se siguiera escondiendo y la luna saliendo todas las noches.
El sol ya casi se ocultaba del todo tras la colina. Oí un graznido y miré al cielo. Los cuervos volaban por encima de mí, aclamando a su ama.
Me transformé de nuevo, como todas las noches, y levanté el vuelo.
Era hora de irse. Irse para siempre.


Por Ellen Hamon :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario