miércoles, 7 de agosto de 2013

Arrugas


  Una vez, cuando era pequeño, le dije a mi madre que qué significaban esas líneas en su cara, las que se iban añadiendo año tras año a su piel. Ella me dijo que en la vida, al igual que una persona pasa por momentos felices, también pasa por momentos tristes, y que cada línea en la piel era como uno de esos momentos, y dependiendo del sitio, podían ser de felicidad o tristeza.
   Por ejemplo, cuando una persona pasa por momentos felices sonríe mucho, por lo que le sale arrugas en las mejillas. Pero cuando una persona está triste o enfadada, hace otros gestos, como fruncir el ceño, por lo que le sale una línea entre las cejas.
   Desde ese día me fijé en las arrugas de la gente que conocía para saber si habían tenido buenos y malos momentos en la vida; mi padre tenía muchas de esas líneas en las comisuras de los ojos, de tanto reír, y mi madre muchas en la frente, por lo que me imaginé que había vivido muchas sorpresas.
   El día que mi hermano Kyle murió, en la cara de mis padres se dibujaron miles de líneas más, todas ellas de tristeza. Parecía que habían envejecido 10 años justo en el momento en el que la policía llamó a casa para dar la noticia.
   Hoy, al ver mi cara en el espejo, veo que he pasado muchos momentos felices en mi vida, muchísimos, pero por desgracia, también otros muchos de tristeza, y me pregunto cuantas líneas tendría Kyle en su cara ahora.

Escrito por Alicia González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario