domingo, 16 de junio de 2013

Confianza

   
   En realidad, todos somos frágiles por dentro. Quizás nos confundimos y creemos que somos como una especie de caja, o armario, alguna caja fuerte donde guardar nuestros secretos, defectos, inseguridades, fallos, problemas. ¿Somos lo suficientemente fuertes para aguantar todo eso sin rompernos? No, tan sólo somos personas, simplemente no estamos hechos para guardarnos cosas.
   A mi me gusta esconder mis sentimientos y reflexiones en palabras, en historias, por eso escribo tanto. No se me da muy bien hablar, no suelo decir las palabras más adecuadas, por eso prefiero escribir, si me equivoco sólo tengo que borrar y volver a escribir otra cosa.
   Pero, ¿es un buen escondite éste? ¿No es mejor que puedas contarle todo a otra persona, en lugar de esconder y esconder? Pero espera, ¿cómo sé en quién puedo confiar y en quién no? Puedo estar equivocándome.
¿Qué es peor, no saber en quien confiar o no querer confiar en nadie?


Escrito por Alicia González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario