miércoles, 22 de mayo de 2013

Inseguridades

 

Un día de tantos:
   Sara se levanta de la cama, deja su poca autoestima entre las sábanas.
   En su casa, su madre le manda a callar cuando intenta contarle una de sus muchas dudas e inseguridades.
   En el instituto los profesores la hacen participar en clase y todos los alumnos hablan y ríen con ella, pensando que ella siempre está feliz.
   Mientras anda por la calle, todos los chicos le ponen la vista encima. Ella no lo sabe, pero es realmente guapa.
   A la tarde sale por ahí con unos amigos, un grupo grande, en el que es fácil ser invisible. Pero bueno, ella siempre sonríe, así que nadie se acerca a darle mucha conversación.
   En casa de nuevo, su madre la vuelve a mandar a callar mientras bebe su vino barato.
   En su cuarto, se ahoga en lágrimas y en soledad.


   Carlos sale de la cama con una sonrisa y pie derecho.
   Sus padres y hermana pequeña le desean los buenos días y le comen a besos.
   En el instituto nadie repara en él. Vuelve directo a casa, no tiene con quien pasar la tarde. En realidad, no tiene demasiados amigos.
   En casa pasa la tarde ayudando a su hermanita con sus deberes.
   Con un "buenas noches", un "que duermas bien, cielo", tres besos y otros tres "te quiero", Carlos se va sonriendo a su cama.


Escrito por Alicia González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario