domingo, 12 de mayo de 2013

Bulimia



   Patricia come todos los días. Siempre acompañada de sus padres, siempre hablando con ellos, riéndose. Mientras que está almorzando o cenando con ellos cree que después las cosas no serán como siempre, que esta vez no se sentirá culpable, pero siguen igual.
   Patricia come, ríe, recoge la mesa y se va a su cuarto. Mientras que sus padres creen que está estudiando o haciendo deberes, Patricia se mira al espejo. Patricia empieza a llorar, a sentirse mal, a sentirse culpable. Se alegra de tener un cuarto de baño para ella sola, así es mucho más fácil.
   Patricia piensa en todo lo que ha comido mientras se agacha delante del retrete. Mete los dedos en su boca y se provoca el vómito. Odia las arcadas, y el líquido asqueroso que sale de su boca, pero cuando se pone de pie, tira de la cisterna y se lava los dientes se siente mucho mejor.
   Patricia se vuelve a mirar al espejo y sonríe satisfecha.


Escrito por Alicia González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario