miércoles, 17 de abril de 2013

Notas desordenadas


   Ese día estaba muy cabreada, aunque no recuerdo la razón. El radio-cassette estaba en el suelo y la música a todo volumen, mi cuarto desordenado y nadie en mi casa con quien pagar mi mal humor. Me puse a patear todo lo que había por allí cerca; la silla del escritorio, la mochila del colegio, la papelera, etc. Hasta que le di al cassette.
   Le di una patada tan fuerte que de repente todas las notas salieron de los altavoces y dejó de oírse la canción. Me senté en la cama y me restregué las manos por la cara intentando tranquilizarme.
   Cuando ya me sentía más tranquila, busqué una por una todas las notas, lo cual no fue nada fácil. Una se había escondido en un libro, otra estaba en la papelera, otra en el cajón de la ropa, otra se había caído por la ventana y tuve que salir a buscarla, otra más se había escondido en la lámpara, etc. Tardé horas en encontrarlas todas, y después tuve que ponerlas en orden y devolverlas a la radio.
   Finalmente, volvió a sonar la canción.


Escrito por Alicia González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario